universidad catolica
  idolo de 2000
 







cuando el Tati firma con los panaderos tras un año de retiro, Carvallo lo prueba con remates de media distancia. “Pino Armonyl” posee una pegada notable y se percató de que los guantes tenían manos. De inmediato lo puso entre los titulares de su equipo. La defensa de los panaderos tenía más hoyos que la cuenta corriente de Codelco. Buljubasich enfrentaba más “mano a mano” que Billy The Kid, y a fin de mes le pagaban como si trabajara en “MC Donald”. Para colmo el sueldo lo cancelaban en alimento de gato.

Sierra corría menos que la estatua de Pedro de Valdivia y cobraba lo mismo que ganaban 7 panaderos. El encargado de la utilería era un guarén, y el vicepresidente del club era el mono rojo de las propagandas de Bilz y Pap. Lo apoyaba una hinchada de 4 jetones con menos sangre española que Fabrizio. Pero la vida del portero daría un vuelco radical.

Buljubasich enfrenta a Universidad Católica por las semifinales del Clausura 2004. Ataja 2 penales y anota 1 convirtiéndose en la figura de los panaderos. Ya en la ronda anterior su actuación había sido destacadísima ante el maternal. Recordando las fenomenales actuaciones de Marco Cornez frente al cruzado a comienzos de los 80, el arquero argentino se acercaba a San Carlos de Apoquindo evitando goles vitales para nosotros.

Pasa a la Franja a principios del 2005 y enfrenta una nueva semifinal. En sus pies está la posibilidad de mantenernos en la carrera por el título. Estrella su lanzamiento en el travesaño. Pero la vida siempre ofrece revanchas y el CD Universidad Católica había sumado un pilar en la portería sobre el cual construye sus sueños.

A medida que el arco cruzado sumaba minutos invicto calculamos los partidos que en teoría implicaban un riesgo mayor. El cansancio producido por la Copa Sudamericana y el esquema que se apoya en la defensa aumentaban las ocasiones de gol en contra. Tal como en la campaña 1987 de Marco Antonio Cornez, donde recibió 16 goles en 30 partidos, el arquero suplía carencias y errores con ubicación y seguridad. En Calama, por ejemplo, el Tati sufría con los cabezazos al despoblado de “Macabeo” Fuentes.

Sin embargo, la salida de “Luciana Salazar” Olarra al exterior al inicio del campeonato, el aumento en la confianza de Zenteno, la fiereza en la marca de Rubilar, el aporte inmediato de Facundo Imboden, más la participación esporádica de Albert Acevedo, encajaron a la perfección con las descollantes actuaciones del Tati a nivel nacional e internacional.

Buljubasich elimina al maternal atajando en la revancha de la llave. Contiene al Atlético Alianza en San Carlos y otorga garantía en el partido de vuelta. Se muestra sólido contra el DC United en USA, y cumple un papel preponderante en la odisea de San Carlos. Nos quedamos con los goles del “Polo” y la emoción del juego, pero esa noche el Tati nos salva de cinco goles cantados y un penal.

Volvamos al Clausura 2005. Pellicer plantea el partido en el zorramental apoyándose en la defensa y el arco. La expulsión de Zenteno complica el panorama y “Chacalito” Villarroel lo tuvo solo y se le escapó el balón entre las piernas. No es culpa de Buljubasich que “Chacalito” pretenda compararse con Juan Pablo Sorín y en el área sea “Carucha” Fernández. Como Villarroel había golpeado al arquero de la Franja en el hombro en una jugada anterior, la fortuna se jugó por quien la merecía. Un manotazo ante un tiro de Sanhueza coronó una tarde brillante para el arquero.
.

Vamos al juego con Palestino. Si los camellos buscaran así el gol en todos los partidos perderían 10-1, como la boleta que les hicimos el 94´, o marcarían más goles. Iban 2-0 abajo y atacaron más que en toda la historia de Palestino. Parecía que buscaban un “Gol de Oro” en las fases finales del Mundial.

En el mencionado 94´, el maternal pagó incentivos a Antofagasta y Atacama. Imagina que un empresario contacta a un ex maternal que juega en los camellos, y les ofrece 1 millón de pesos al primero que anotara a Buljubasich. Significa que hace once años deseaban quitarnos puntos y ahora se conformaban con un gol.

La marca anterior la tuvo Eduardo Fournier: 1012 minutos. ¿Atajaba?. De vez en cuando. Contaba con Tabilo de lateral derecho, Mario Soto y “Mocho” Gómez de centrales y Escobar de lateral izquierdo. Ya en 1985 sumaban 1900 años de edad y les gustaban las minitas con taxímetro más que a nosotros el tinto, la piscola y la cerveza. Los mejores arqueros de su época fueron Oscar Wirth, Roberto Rojas, Mario Osben, Marco Cornez, el Loco Araya y luego Pato Toledo. Fournier fue madre a principios de los 90´. En esa época declaró antes de un clásico universitario: “Si les damos espacios nos pintan la cara”. ¿Resultado?: El Cruzado 5 – Maternal 2.

Cae el record de un pobreloíno con pasado maternal y comienza la historia de un cruzado. El mejor arquero que he visto en la Franja desde Marco Cornez, sin que olvide las tardes brillantes del Pato Toledo y su bien ganada Copa Interamericana. Si Carvallo fue campeón con Nelson Tapia y Juvenal Olmos con Johnny Walker, Pellicer debería agradecerle al cielo 5 veces al día, como lo hacen los musulmanes. Lo trajo, pero ya era el mejor arquero de Chile. El mérito está en mantenerle incentivado.

Partido decisivo. Minuto 49. El balón rebota en un defensa de la Franja y queda para Viveros, jugador de la U. De Conce. El record desaparecía por una desaplicación. Pero ahí estuvo Buljubasich en defensa de la historia. Aunque es destacable la gran hinchada del CD Universidad Católica presente en el estadio, la pasión y los juegos artificiales, el hecho relevante es que el día del record ganamos, quedamos punteros y José María Buljubasich siguió sumando tiempo.

Segundo registro brillante de un futbolista para la Franja. Recuerda a Lukas Tudor y su record de anotaciones en el 8-2 del Cruzado sobre Antofagasta allá por 1992, episodio que también refulge en la páginas doradas de la competencia chilena.
 
  Hoy habia 2 visitantes (20 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=